Receta de capirotada para esta cuaresma

Receta de capirotada para esta cuaresma

La temporada de cuaresma y semana santa están a la vuelta de la esquina. Para quienes viven de cerca la fe católica, se trata de un tiempo de reflexión, recogimiento y oración profundos. Para quienes no acuden a la iglesia, este tiempo trae consigo algunos días libres para compartir con familiares y amigos cercanos.

Algo que une tanto a quienes celebran la semana santa como a quienes no, es el placer de disfrutar los platillos típicos de la temporada, marcada principalmente por mariscos cocinados en diversas presentaciones, y el postre cuaresmal por excelencia: la capirotada.

Algunos describen este plato como una especie de budín de pan con queso, que no termina de ser dulce ni salado. Se piensa que el platillo surgió como una práctica que buscaba aprovechar las sobras de la comida antes de iniciar el ayuno de cuaresma, en tiempos de la inquisición española en el siglo XVII.

Actualmente las variaciones en la receta de capirotada son enormes. Cada cocinero y cocinera tiene su propia versión; sin embargo, hay algunos alimentos básicos que deben incluirse en ella, para dar como resultado una verdadera capirotada, como el pan duro, especias, pasas, queso y piloncillo.

¿Vas a experimentar en la cocina o a deleitar como cada año a los tuyos con un delicioso plato de capirotada? ¡La Mejicana te ayuda! visita lamejicana.mx y arma tu carrito con cada una de las especias e ingredientes necesarios para tu receta. Te sorprenderá la variedad de nuestras opciones, siempre frescas y de alta calidad.

Para que nada te falte, a continuación, te compartimos la receta para preparar una capirotada tradicional:

Ingredientes

  • 1 y ¼ de taza de piloncillo
  • 1 ½ taza de agua
  • 1 varita de canela
  • 2 clavos de olor
  • ¼ de taza de pasitas
  • 3 cucharadas soperas de mantequilla derretida
  • ¾ de taza de queso Cotija
  • 3 cucharadas de aceite vegetal
  • 16 rebanadas de pan bolillo de ⅓ de pulgada por lo menos de dos días antes (pan duro)
  • ¼ de taza de cacahuates
  • 2 cucharadas soperas de mantequilla en cubos

Preparación:

  • Precalienta el horno a 180 grados C
  • En una olla mediana calienta el piloncillo, la canela, los clavos de olor y el agua a temperatura media, hasta que el piloncillo se derrita y se forme un jarabe
  • Derrite la mantequilla y mézclala con el aceite; luego, barniza las rebanadas de pan con esta mezcla
  • Coloca las rebanadas de pan en una charola y metelas al horno durante 8 minutos Voltea las rebanadas de pan y hornealas durante aproximadamente 5 minutos más, hasta que obtengan un color dorado ligero
  • Empieza a colocar las rebanadas de pan en la base de un molde para hornear y cubre cada una de éstas con el jarabe de piloncillo, asegurándote de que cada una quede bien empapada
  • Cubre esta primera capa de pan con queso, pasas, cacahuates y cualquier otra fruta o nueces que hayas decidido agregar
  • Coloca otra capa de pan y continúa con el mismo proceso que en el paso anterior
  • Cuando hayas terminado con todas las capas, vacía sobre ellas el resto del jarabe Cubre la última capa con queso, pasitas y cacahuates, y coloca los cubitos de mantequilla encima
  • Cubre el molde con papel aluminio y hornea durante 45 minutos o hasta que todas las capas de pan estén humedecidas y se haya formado una capa dorada.
  • Puedes servir este plato caliente o frío, al gusto. ¡Disfruta!