Enamora a todos con estas increíbles avellanas cubiertas de chocolate

Enamora a todos con estas increíbles avellanas cubiertas de chocolate

Hasta el punto de ser adictivo (100% real), el chocolate es delicioso. Este alimento derivado de los granos del árbol del cacao tropical, es un manjar que durante siglos ha sido disfrutado alrededor del mundo por personas de todas las edades, géneros, clases sociales.

La delicia que degustamos en forma de barra, chispas, bolitas, e incluso en helados, bebidas y otras formas, sufre varias transformaciones antes de verse tan perfecta y adorable como la conocemos. Después de cosecharse, los granos de cacao se dejan fermentar, luego se secan, se limpian y se muelen para producir una pasta. Luego, esta se presuriza para formar dos ingredientes conocidos como licor de chocolate o de cacao y manteca de cacao. Los diferentes tipos de chocolate que existen se elaboran mezclando en diferentes proporciones ambos ingredientes.

Pero, ¿por qué lo amamos tanto? El psicólogo británico David Lewis demostró que dejar que el chocolate se disuelva lentamente en la boca produce un aumento en la actividad cerebral y la frecuencia cardíaca, muy similar a los efectos de un beso apasionado, pero con efectos que duran hasta cuatro veces más.

De hecho, los científicos llevan años intentando comprender la química del chocolate. Mientras la ciencia trabaja, el resto podemos ocuparnos de disfrutar el delicioso sabor de todas y cada una de las presentaciones del chocolate. ¿Has notado que el chocolate se hace presente en la mayoría de las ocasiones especiales, tanto en forma de bebida, de postres y de botana?

Para muestra, queremos dejarte un botón, e invitarte a visitar lamejicana.mx, donde encontrarás el chocolate y todos los ingredientes necesarios para conquistar el paladar de tus seres queridos, preparando unas deliciosas avellanas cubiertas de chocolate:

Ingredientes

  • 150 gramos de chocolate amargo 55% cacao
  • 200 gramos de avellanas peladas
  • Hojas de menta

Preparación

  • Trocea el chocolate y ponlo en un recipiente apto para cocinar
  • En una cazuela más grande que el primer recipiente, añade agua y coloca al fuego. Coloca el primer recipiente con el chocolate en la cazuela con agua y deja que el calor del baño maría funda el chocolate
  • Una vez fundido el chocolate, añádele las avellanas (puedes tostarlas antes o no, dependiendo de tu gusto)
  • Con ayuda de dos cucharas, toma pequeñas porciones de las avellanas enchocolatadas y colócalas sobre una charola o platón.
  • Una vez que termines de dividir las porciones, deja que se templen durante unos minutos
  • Refrigera la charola o platón hasta que adquieran una consistencia firme
  • Adorna tus platos botaneros con las hojas de menta
Sirve y ¡disfruta!