¡Crea tu propia crema de nuez!

¡Crea tu propia crema de nuez!

A todos nos ha pasado: es temprano en la mañana pero el despertador no sonó a la hora que debía, y ahora necesitas tomar un baño, vestirte, peinarte, arreglar tus cosas y llegar a tiempo a la oficina o escuela. Pero, espera; ¿Notaste que no mencionamos algo muy importante? Así es: el desayuno.

Para esos días en los que las prisas juegan a ganarnos la batalla, contar con alimentos ricos, nutritivos, frescos y fáciles de servir en la alacena es fundamental. Desde el tradicional licuado de frutas, el batido de verduras, las galletas de avena, hasta el clásico pan tostado con mermelada y crema de cacahuates, estos productos nos salvan cuando de ser puntuales en esos días complicados se trata.

En general, los frutos secos son excelentes a la hora de nutrir, otorgar sensación de saciedad y aportar energía, por lo que incluirlos en el desayuno es buena idea con o sin prisa. Aunque la crema de cacahuate es muy popular y utilizada, el resto de estos frutos también pueden transformarse en cremas suaves, deliciosas y nutritivas, por ejemplo la crema de nuez.

¿La has probado? Las nueces son conocidas como el alimento ideal para el cerebro, pues su consumo habitual mejora su función. Nutricionalmente hablando, son mejores que la mayoría de los frutos secos, incluso que las almendras, pues tienen una gran cantidad de grasas poliinsaturadas, vitaminas y minerales como potasio, hierro, zinc y magnesio.

Como si todo esto fuera poco, las nueces son ricas en fibra y antioxidantes, lo que las hace excelentes promotoras de la salud, ya que ayudan a desinflamar, mejorar la digestión, fortalecer los huesos y en general, mejorar el sistema inmunológico.

¿Necesitas más razones para amarlas? Disfruta todos sus beneficios preparando esta sencilla receta de crema de nuez. ¡Que nunca falte en tu casa!

 

Ingredientes

  • 200 gramos de nueces peladas
  • una pizca de sal
  • una pizca de canela o extracto de vainilla

 

Preparación

  1. Tuesta las nueces. Puedes hacerlo al fuego de la estufa sobre un sartén amplio, o bien, en el horno. En cualquier caso, asegúrate que en el recipiente quepan todas las nueces en una sola capa, sin quedar encimadas. Tuesta moviendo con regularidad, hasta percibir el aroma a tostado.
  2. Una vez tostadas, vacía las nueces en la licuadora o procesador de alimentos. Pícalas durante los primeros segundos a la máxima potencia. Luego, añade la pizca de sal y la vainilla, y continúa moliendo hasta obtener una pasta con la consistencia característica de la crema de nuez. El procedimiento total puede tomarte entre 12 y 15 minutos.
  3. ¡Listo! Sirve y disfruta